Roberto Fuentes López 
La transformación educativa del 2016
El Sol de Puebla
29 de enero de 2016

  por Roberto Fuentes López



La agenda 2016 propuesta por el secretario de Educación, Aurelio Nuño, es extensa, de las acciones que ha anunciado, destacan: en enero, la presentación del Plan de Nueva Organización y de Autonomía de Gestión para las escuelas.

En febrero, presentará el Programa Escuelas al Cien para solventar las mayores carencias en infraestructura escolar y que incluirá un portal para monitorear el flujo de inversión así como la identidad de los contratistas a cargo de su ejecución, escuela por escuela. Se anunciará la primera política nacional de equipamiento escolar guiada por criterios pedagógicos y de equidad. La nueva Estrategia de Formación Profesional para los maestros del país.
 
 
 

 


Es destacable, el Nuevo Modelo Educativo que contendrá nuevos planes y programas de estudio que aseguren congruencia entre la educación inicial de los maestros, la currícula de educación básica y la de media superior.

El secretario Nuño anunció: "el fortalecimiento de las medidas en favor de la equidad educativa (entre ellas, replanteamiento del sistema de becas e impulso al mérito y al talento); medidas "agresivas" para facilitar la inserción laboral de los jóvenes; y un plan para la reestructuración administrativa de la Secretaría de Educación Pública".

El pasado 25 de enero presentó el plan La Escuela al Centro. Cuyo objetivo de este esquema es mejorar la organización de las escuelas para llevar la reforma educativa a las aulas. Me parece que con gran sensibilidad ha externado que en la visita a diversos planteles, "la mayoría de los maestros se queja de la excesiva carga burocrática que los distrae de su verdadera tarea, enseñar". 

"También es común que los padres de familia no encuentren la manera de involucrarse activamente en las escuelas. Por otra parte, muchas veces los directores y maestros no tienen a dónde acudir cuando necesitan acompañamiento técnico-pedagógico y apoyo en la gestión de su plantel. De igual forma, las comunidades escolares carecen de flexibilidad y de los recursos económicos para resolver sus necesidades cotidianas". 

Al igual ha señalado, que en la mayoría de nuestras escuelas se utiliza de manera ineficiente el tiempo de enseñanza. Estudios y expertos internacionales sugieren que al menos 85 por ciento del tiempo frente al grupo se utilice efectivamente en actividades de aprendizaje. En México, se destina en promedio el 56 por ciento. 

"Con el plan La Escuela al Centro buscamos un cambio en la organización de las escuelas para que todos los miembros de la comunidad se involucren activamente en su mejora continua. Todo el sistema debe estar al servicio de las escuelas y de sus alumnos, y brindarles el apoyo que requieren para elevar la calidad de la educación".

Ante estas acciones, es claro que la mayoría de los mexicanos esperamos que este proyecto de gran visión pueda ser realidad, el cual atienda a las necesidades en cada ámbito territorial, pues la política educativa debe orientarse a la comprensión de los procesos estructurales, de atender conflictos institucionales y desde la acción e ideología de las comunidades.

Pues el concepto de política educativa es mucho más amplio que el de las decisiones políticas. Así la Política Educativa, entiende esencialmente el tipo de proyecto social y las tradiciones sociales y culturales sobre los que se sustenta; pues la política educativa debe moverse de acuerdo a una misma lógica, aunque se justifique y planifique desde distintos planteamientos y niveles.

Cualquier acción que realmente se quiera convertir en transformadora de la sociedad necesita romper con esta lógica social y política. Esto supondría reconstruir las políticas educativas, como se plantea, desde la profundidad de los planteamientos. Ahí está entre otros los grandes retos.

Con esta política y acciones educativas, el 2016 será un año eficaz, donde los esfuerzos para alcanzar esa eficacia, se traduzcan en el mediano plazo en beneficios sociales tangibles.

En síntesis, que esta transformación educativa en la escuela, sea el principio de un mejor futuro; sin olvidar que la formación en valores, permitirá lograr el desarrollo integral de los alumnos así como la construcción de una mejor sociedad.